Habitación juvenil con dos camas


Hoy hablaremos de habitaciones donde necesitamos meter dos camas o más, pero dos camas que vayamos a utilizar regularmente. Cuando necesitemos la cama extra de forma esporádica yo recomiendo la cama inflable. Nos ahorramos dinero y espacio. Y las buenas, no hablo de colchonetas de playa, son más que aceptables para pasar una noche. Pero si por alojar a personas mayores o preferencias personales, no estáis convencidos con este consejo, seguid leyendo. Vosotros sois los que mejor conocéis vuestro caso.

Veremos varias soluciones, su necesidad de espacio, sus pros y contras.

Dos camas clásicas, la solución de toda la vida

La solución clásica, dos camas. Sí, lo de toda la vida no es mala solución. De hecho es la mejor opción en cuanto a usabilidad y durabilidad. Dos camas que están siempre ahí, fáciles de usar y hacer, y baratas además.

Dos camas clásicas
Dos camas clásicas

Para poder poner dos camas en una habitación necesitarás al menos 2,5 x 2,5 metros

Ten en cuenta que para poder poner dos camas en una habitación necesitarás al menos 2,5 x 2,5 metros unos 2 metros para las camas y 0,5 metros más para que puedas pasar entre las camas y no queden completamente pegadas.
No olvides por lo tanto el espacio que necesitarás para subirte y bajarte de la cama y para hacerlas cómodamente. No debería ser menos de 0,5 metros pero si dispones de algo más de espacio estarás más cómodo.

Si queremos darle más aprovechamiento podemos meter dos camas compactas separadas, cada una con sus cajones. Llamamos compactos a toda cama que debajo tiene una estructura que alberga otra cama y/o o cajones. Aquí podéis ver unos cuantos modelos de compactos.

Los arcones o camas elevables también nos permiten aprovechar bien el espacio. En este tipo de cama, el somier se levanta y tenemos todo el bajo de la cama como arcón. Lo que ganaremos de espacio de almacenaje lo perdemos en lo económico, porque estas camas suelen ser algo más caras.
Aquí puedes ver algunos arcones.

Habitación en L con camas con cajonera debajo
Camas con arcón

Dos camas en L

Una solución particular para poner dos camas (o tres) en la misma habitación serían las camas en L: aprovechar una esquina.

Necesitas al menos 2 x 3 metros para poner camas en L en una habitación.

Si quieres poner camas en L en una habitación necesitas tener una esquina con al menos 2 x 3 metros. En las camas en L generalmente se aprovecha la parte baja y las esquinas para poner cajones o arcones. Consigues así mucho espacio de almacenaje.

Compactos y camas nido

Los compactos, tal como veis en la imagen son dos camas superpuestas. Muchas veces incluyen también cajones.

2 camas en un compacto, con escalera de acceso lateral.
Camas compactas con escalera de acceso lateral. La cama de abajo se saca tal cual. No hace falta elevarla.

La cama nido de toda la vida se podría considerar un caso de esta familia. La diferencia entre una cama nido y un compacto es que en el nido después de sacar la cama hay que levantarla para usarla y bajarla para guardarla. Generalmente las patas se doblan para levantarlas y bajarlas.

Esto mismo hace la cama nido menos apta para uso diarios, pero correcto para uso esporádico. Por una parte es incómodo para sacar la cama todos los días y por otra parte los sistemas que doblan las patas, por muy buenos que sean, se acaban estropeando con el uso.

Cama Nido con Escritorio
Camas nido, la cama de abajo se saca y eleva.

Los compactos tienen la ventaja que la cama es usable con solo sacarla (se arrastra, no tiene patas ni mecanismos que se doblen).

Necesitarás 2 x 2,5 metros para usar camas compactas o camas nido.

El espacio necesario en este caso es 2 x 1 m de forma permanente, y 2 x 2 y pico en modo noche. Ese pico es el espacio que dejamos entre las camas para poder salir de las camas sin pisar a nuestro compañero de habitación, medio metro estaría bien, menos de 30 cm, empezaremos a molestar al compi.
Lo bueno que tiene es que durante el dia disponemos de más espacio en la habitación.

En cuanto a precio, tanto camas nido como camas compactas son más caras que la solución más clásica de 2 camas separadas.

A la hora de elegir el tipo de cama, hay que tener en cuenta que con los compactos y camas nido el suelo sufre más desgaste. Las ruedas no rayan el suelo, solo lo usan. Con todo uso el suelo sufre desgaste, pero es asumible. Las rayas aparecen cuando una rueda se encuentra con un objeto que impida su paso correcto, por ejemplo, el juguete de un niño, cosa que tiende a estar en el suelo de toda habitación infantil… ¿verdad? Así que sí, todo lo que no esté fijo, puede provocar desperfectos.

Ten en cuenta también que los compactos camas suelen venir con cajones, cuanto más espacio de almacenaje más altura coje la cama superior, pudiendo ser un problema para niños pequeños. Te recomendamos también que pruebes a “hacer” una cama de altura similar a lo que buscas en la exposición para ver si te sientes cómodo. A veces las camas tan altas pueden ser un poco incómodas de hacer. Ven a vernos para hacer la prueba.

Las camas compactas, cuando se escoge dos camas con cajonera tienden a coger altura. Esta altura ser un problema si tienes niños pequeños: no pueden subirse solos a la cama, les da miedo la altura (o se lo da a sus padres).

Camas abatibles

Las camas abatibles pueden ir en solitario pero es una forma de meter dos camas en una habitación pequeña y tener espacio durante el día. El espacio en el caso de abatibles horizontales, mínimo, 210 x 40 cm modo día (la cama plegada ocupa unos 40 cm) y 210 x 160 cm de noche (una cama de 90 cm con el mecanismo de plegado suma hasta 20 cm; a lo que hay que añadir el espacio necesario para subir a la cama y lo que ocupen las escaleras si son una encima de la otra).

En el caso de abatibles verticales, mínimo, 270 x 40 cm modo dia,  270 x 250 de noche. Las horizontales ocupan menos espacio pero al abrirse se convierten en literas que tienes sus propios problemas que explicaremos en el punto siguiente. Es la opción más cara, pero que ofrece más espacio de día. Nos libramos de ralladuras de ruedas y en el caso de las verticales los pequeñines no podrán jugar a abrirlas al no llegar al tirador, en las horizontales al inferior si llegarían y podría haber ciertos peligros (ahora habla el modo padre protector)

Literas

Literas: otra solución clásica, una cama encima de la otra. Al utilizar la altura nos permite tener las dos camas siempre disponibles y respirando, cosa no desdeñable para una cama de un adolescente o de un niño pequeño que todavía sufra de escapes.

Literas con escalera de acceso trasera

De precio empiezan desde un precio muy parecido a los compactos, aunque el precio final depende de las personalizaciones y accesorios (escaleras, cama tren, etc.). Ocupa un espacio de 2 x 1 metros siempre, imbatible en este aspecto.

Para una litera necesitarás un espacio 2 x 1 metro y 1,60 metros de altura.

Ahora vienen los peros, la litera más baja tiene 1,60 de altura, a mucha gente le puede ahogar tener esa presencia en la habitación, aunque existen diseños muy minimalista, es una “caja” grande.

Por contra las literas permiten variantes de diseño como los trenes. Desplazamos una cama respecto a la otra y el espacio creado de lo aprovechamos de varias formas, no reduce el volumen pero lo hace más variado, más asumible.

Cama tren juvenil con escritorio y armario integrado.

Otro gran pero es la usabilidad, subirse todos los días para dormir sobre todo con niños pequeños y hacer las camas, no son su punto fuerte.

Existen soluciones de diseño que minimizan estos problemas, con escaleras laterales para facilitar la subida, o incluso podemos hacer un pasillo de acceso utilizando una litera corredera, lo que facilita mucho el uso. Evidentemente todas estas soluciones van alejando el precio de ese primer precio parecido al de los compactos. La variedad que nos ofrecen las literas es inmensa.

¿Tienes dudas sobre cuál es la mejor opción para esa habitación juvenil con dos camas que tienes en mente? Ven a vernos y te asesoramos.